Pancho Tacoronte Bethencourt

Especialista experto
en creación literaria

 

 

"El caso de Pancho Tacoronte"

Compra una edición económica: 8,90 € (gastos de envío gratis para España)

Pidela a través de mi e-mail.

(se trata de una edición artesanal editada y servida por personal discapacitado)

La PDF cuesta 2,99 euros

Pídela en: info@panchotacoronte.com.

 

 

En esta obrita, el licenciado Caballo Dirk, un especialista, presenta sus notas sobre un loco, Pancho, a partir de los escritos de éste último; redactado, el conjunto, con una intención literaria y filológica.
Caballo Dirk anuncia al lector los relatos de Pancho. A continuación se entregan esos pequeños relatos de Pancho Tacoronte, el loco, un viejo militante antifascista, y, en el epílogo, vuelve a hablar Caballo Dirk ofreciendo sus conclusiones acerca de esa locura.
La obrita recoge escenas muy precisas en las que los personajes muestran sus más sentidas pasiones.
Por su crudeza, no se recomienda la lectura a los menores de edad ni a las personas sensibles.
Son conflictos sociales que se remontan a tiempos muy pasados pero que vuelven, con pretensiones más sólidas, y caen sobre los personajes. No se ha excluido la ironía e, incluso, lo sardónico, que es la mejor forma de mostrar lo, aparentemente, “extraño” o “contracorriente”. Todo lo cual, en ningún momento, refleja las opiniones sociales, ni políticas, de los autores pues, ninguno de los dos, deja entrever sus particulares visiones del mundo, salvo en uno de los microrrelatos. Abordan escenas cotidianas, sin mayores pretensiones literarias, políticas o sociales.
Se trata de una obrita que, como se dijo, impresiona por su crudeza, se lee con mucha facilidad y en muy pocas líneas da todo lo que se requiere para que el lector disfrute con su lectura, sean cuales sean sus visiones sobre los temas tratados.

 

Pídemela en: info@panchotacoronte.com

 
 

Introducción

Es el caso de un loco, al que llamaré Pancho, lo que voy a comentar aquí.
Presentaré primero un conjunto de textos literarios escritos por él y que él mismo agrupó en una obrita para posibilitar el presente análisis.
Luego, en el epílogo, desarrollaré mi juicio clínico a la luz de esos escritos y de otros datos extraídos de su historial.
Veamos la obrita, los textos.

(Así se presenta el caso, así comienza mi humilde librito)

 

La mirada

Al señor Salcedo le gustaba mucho mirar a las niñas. Iba con frecuencia al colegio Santa Rosa de Lima a la hora de la salida. Sentado en un banco, cercano a la puerta, las miraba pálido y con la respiración entrecortada. Le gustaban todas, pero las de doce a catorce eran su debilidad.
Desde que el padre de Lupita le descerrajó dos tiros en la barriga, el señor Salcedo, aunque ya nadie le ve, cuando se cruza con una niña mira para otro lado.

(Este es el primer relato del librito)

 

 
 

Otros microrrelatos:

Linda

Debió oírle decir “esta es mi perra, se llama Linda” porque dos días después estaba recogiendo firmas en Internet para que prohibieran a los hombres decir “perra” y que digan “Linda”. Feiss bucc clausuró su cuenta porque se titulaba “Mi perra y yo”. Un niño de dieciséis años, en su clase de educación especial, dibujó en un folio la figura de una perrita y escribió al lado “Yo boto po Linda”. Su profesora lo colgó de la pared y le dijo “es un cartelito muy bonito, Rogelito”.

 

Historia de aspiradoras

La idea fue mía. Compramos cada uno una aspiradora y nos fuimos para nuestras casas.
Mi mujer me llenó de besos, la sacó de la caja, la armó, la enchufó y se puso a limpiar ligera el suelo tarareando una canción.
A Jaime, la suya le sonrió con los labios prietos, la levantó en peso y se la estampó en la cabeza. El pobre Jaime salió despedido, atravesó la pared y voló hasta mi buhardilla. Desde entonces está escondido allí. Yo sigo visitando a su mujer.

 
     

 

Presumo de tener el sitio web más sencillo del mundo.

 

Contador
..